Sugiere a tus amigos que nos sigan en las redes sociales

Las redes hidráulicas

romanos planificaron una excelente red de aprovisionamiento de aguas a la ciudad, que en parte es aún visible en nuestros días.
El acueducto de Los Milagros sigue impresinando por su solidez. Foto guiarte

Una conducción venia de Cornalvo, embalse a 16 kilómetros NE de la población. Su dique, de 220 metros de largo y 18 de altura está en buen estado. Llegaba a la ciudad, tras 25 kilómetros de canalización, por su límite oriental.

Otra conducción provenía del norte de la ciudad, recorría unos 5 kilómetros y entraba en la ciudad por el acueducto de San Lázaro, del que apenas restan tres pilares. Las sucesivas obras de un cuartel, carretera y ferrocarril han arruinado el monumento en los últimos tiempos.

Restos del acueducto de San Lázaro. Foto guiarte

Finalmente está la tercera conducción. Surge del embalse de Proserpina, obra romana que cuenta con un dique de 500 metros de largo, y que proveía de agua a la Mérida, tras superar un recorrido de 9 kilómetros, del que formaba parte el hermoso acueducto de los Milagros, de arcadas de tres pisos, que supera el valle del río o arroyo Albarregas. Se llama de Los Milagros porque a los emeritenses les parecía milagroso que tiempos y guerras nunca hubieran acabado con este trecho de casi cincuenta pilares, aún enhiestos para asombro de los siglos.  
Qué ver en Mérida

> > Volver a la guía de Mérida




© Guiarte.com tiene el Copyright de sus colaboradores - Todos los derechos reservados
Ayudanos a llegar más lejos
Difunde Guiarte.com entre tus amigos